¿Se puede prevenir el bullying?

Por la Lic. María Zysman, Directora de Libres de Bullying.

caras2Es muy habitual escuchar aseveraciones fatalistas respecto del bullying, del tipo de “es algo que siempre existió y que siempre va a existir”, que conllevan el peligro de que nos quedemos de brazos cruzados por creer que no hay nada que se pueda hacer al respecto.

Por el contrario, es mucho lo que se puede lograr en el campo de la prevención. En primer lugar, para prevenir el bullying hay que trabajar desde la familia y desde la escuela; la situación ideal es establecer acuerdos entre ambas, para formar un equipo. En ese sentido, las reuniones iniciales con los padres son clave. Si la escuela asume una politica antihostigamiento, fijarán juntos acuerdos y se comprometerán a sostenerlos durante el año. Así, los chicos también estarán al tanto de qué se espera de ellos y cuáles son las consecuencias en caso de transgredir las normas de convivencia. Cada escuela fija su propio reglamento acorde a su propia cultura escolar, pero es fundamental que en el mismo esté incluida y claramente definida la cuestión del bullying.

Los aspectos a trabajar cotidianamente en la escuela deben incluir temas como la discriminación, el valor de la palabra, el compromiso con el otro, la resolución de conflictos, el diálogo, la empatía, el abuso de poder.

La escuela es el lugar ideal para enseñar a respetarse, a construir, escuchar, colaborar, comprender al otro, cooperar… y también para todo lo contrario. Si los docentes no trabajan la empatía, la colaboración y el respeto por el otro, los chicos podrán naturalizar las relaciones entre pares agresivas y competitivas.

La violencia en la escuela tiene muchas causas, dado que intervienen factores individuales, familiares, institucionales y sociales. Para mejorar el clima escolar un pilar a tener en cuenta es la creación del grupo como comunidad, en la que todos los alumnos se sientan respaldados y valorados; así ellos podrán practicar los valores que la escuela promueve como responsabilidad, ayuda mutua, solidaridad, amabilidad. Hay actividades concretas para fomentar estos valores, pero básicamente es el docente quien los transmite con el ejemplo cotidiano. No queda circunscripto a un horario semanal.

Es importante crear un aula positiva, en la que todos se sientan respetados, trabajen juntos y acepten sus diferencias. Es improbable que se pueda evitar totalmente el bullying, pero sí disminuir su frecuencia y sus efectos. Y al menor signo, si el docente interviene rápida y correctamente, la dinámica del acoso se podrá desarmar.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s