El “efecto Streisand” y el derecho al olvido en la web

Por la Lic. María Zysman, Directora de Libres de Bullying

goma-dos-banderas

En un momento en el que se debate sobre un eventual derecho al olvido en la web, que permitiría a las personas borrar aquella información personal –fotos, datos, etc– que se haya hecho pública y que ellos prefieran ocultar para preservar su privacidad, me parece pertinente recordar el “efecto Streisand”, nombrado así a partir de un incidente protagonizado por Barbra Streisand.

En 2003, la actriz estadounidense denunció a un fotógrafo y a un sitio de internet por subir una foto aérea en la que aparecía su casa de California, que había sido publicada en la web con la justificación de mostrar la erosión sufrida por la costa californiana. Streisand exigía la eliminación de la foto y una compensación de 50 millones de dólares. ¿Cómo terminó el episodio? Cuando trascendió la situación, la foto se popularizó rápidamente a través de la web y, lejos de mantener su intimidad, fue vista por millones de personas.

Hoy muchos se lamentan por haber publicado imágenes o datos privados que luego los perjudican en su carrera laboral o les generan problemas en sus relaciones personales, y que no pueden eliminar.

Entre los chicos, esa información suele ser una fuente ideal para ser puestos en ridículo por sus compañeros. A partir de un inocente video familiar publicado en las redes sociales, a veces editado con mala intención y multiplicado al infinito, se puede llegar fácilmente a una situación de cyberbullying, en la que el maltrato psicológico se ve agravado por la angustia y la impotencia de no poder borrar la información que desencadenó la cascada de humillaciones.

A partir de este “efecto Streisand”, tengamos en cuenta cómo funciona Internet y sus usuarios. En la red se ponen en juego el exhibicionismo, la curiosidad, el contagio social, la invasión a la privacidad. Cuanto más se quiere borrar, más se ilumina.

¿Alcanza entonces con una “ley del olvido”? ¿Alcanza con intentar borrar o hacerse dueño exclusivo de la información que ya tomaron otros? ¿Cuánto se puede recuperar de lo que ya fue compartido?

Lejos estoy de querer dar consejos, pero todo lleva a pensar que la única forma de no querer olvidar más tarde, será eligiendo mejor qué compartir ahora…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s