Bullying: desarmando excusas

Por la Lic. María Zysman, Directora de Libres de Bullying

burbujas_texto

El disparador de este artículo fue una reciente reunión con un grupo de docentes, en la que al referirnos a las situaciones de bullying, ellos planteaban su dificultad para responder en el momento en el que ocurren los hechos en la escuela. Desde ya que resultaría poco conducente pretender suministrar aquí “tips” o recetas fijas para relacionarse con los chicos, pero sí podemos establecer algunos criterios frente a los hechos y respuestas más habituales.

En primer lugar, está claro que si queremos intervenir en bullying, es importante que asumamos los riesgos, comenzando por el de tomar una postura clara y hacernos cargo de nuestras decisiones. Si encontramos a un chico “con las manos en la masa” en una situación de abuso respecto de otro, ¿qué hacemos? LO PARAMOS, con firmeza y sin dudas.

Pero la realidad no suele ser tan simple. A diferencia de los chicos hostigados, que en muchos casos tienen dificultades para relacionarse, los hostigadores suelen tener un importante desarrollo de sus habilidades sociales, que les permite reaccionar rápidamente para dar excusas, justificarse, tratar de poner la responsabilidad en otros o minimizar los hechos.

En ese sentido, una respuesta muy común es “era un chiste”. Pero, ¿es un chiste poner una leche chocolatada abierta en la mochila de Ana y pedirle luego que salte? ¿Ella se está riendo? ¿Vos tenías ganas de que ella se ría o de que se le ensucien sus cosas? ¿Ella se ríe cuando le tiran papelitos que dicen “vaca sucia”? ¿Eso es gracioso para ella? Si uno de los chicos no se ríe, no comparte el humor por el motivo que sea, se siente excluído de esos códigos o responde con risas forzadas simplemente para ser aceptado… entonces no es un chiste.

A veces nos encontramos con un chico o chica tirado en el suelo y otros alrededor sorprendidos con nuestra presencia… La explicación rápida es “fue un accidente”. En ese caso, la pregunta podría ser ¿si fue un accidente, por qué no hacés nada para ayudarlo? Cuando uno accidentalmente hace algo y lastima a alguien, inmediatamente le pide disculpas y lo ayuda, ¿no? Si no lo hiciste, si no llamaste a alguien para socorrerlo, no te tomo que fue un accidente, o al menos tengo la duda…

Otra excusa clásica suele ser “estábamos jugando”. Claro, lo até jugando, le tiré cinco pelotazos jugando, lo amordacé jugando… de esa manera siempre se deja al mismo chico -que además no es su amigo- llorando y lastimado. Juegos agresivos e intencionados que funcionan como pretextos. Si siempre es el/la mismo/a quien queda inmovilizado/a o lastimado/a o excluído/a… eso no es un juego.

También es habitual minimizar la situación, a través de respuestas que incluyan “un poquito” o similares: apenas lo toqué, sólo fue una frasecita al pasar… Pero es a través de estas pequeñas acciones, repetidas sobre una misma víctima, que se van construyendo el acoso, el maltrato y la humillación. Los diminutivos no reducen el sufrimiento del niño hostigado. Prueben de pedir al niño o niña que explique lo que hizo sin decir “apenas”,”un toque”, “un cachito” ni usar diminutivos. Podrá escucharse de otra manera.

El chico que hostiga debe recibir un mensaje firme y claro de que la situación no puede seguir. Pero al mismo tiempo, para llegar al fondo del problema, tenemos que trabajar el SENTIDO de lo que hace, qué lo lleva tener esas conductas. Necesitamos hablar y encontrar con él qué lo motivó en este momento y en este grupo a hacer lo que está haciendo. Es fundamental la pregunta ¿reconocés que tenemos un problema?

Desarmar las excusas es un paso imprescindible para que los chicos que hostigan no minimicen el abuso, se hagan cargo de lo que hicieron, registren el daño que eso tuvo en el otro y asuman realmente que ellos pueden y deben hacer algo para modificar la situación.

Anuncios

2 Respuestas a “Bullying: desarmando excusas

  1. creo que es muy contructivo, yo trabajo en una escuela y observo que hay q desarmar las barreras de las escusas de los adultos: directivos maestros, profesores, monitores, celdadores etc. etc.. creo q el chico q hostiga es miuy manipulador y q al observar esta inoperancia por partes de los adultos, lo ayuda a que siga hostigando impunemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s