El espejo y la discriminación

Por la Lic. Margarita Silberleib, Coordinadora de Libres de Bullying

espejo_rotoFrente a la nota tan interesante y completa de Alejandro Modarelli, publicada recientemente en el suplemento SOY de Página 12, podemos acercar algunos interrogantes relacionados con el tema de la discriminación y sus implicancias.

¿Qué es aquello que se discrimina? ¿Qué es lo que se ve en el otro que no puede aceptarse? Al sujeto se le torna intolerable encontrar en el espejo del otro algo diferente de sí mismo, no tolera la diferencia.

En un primer momento de la vida, el niño es uno con su madre, él es en la mirada de ese otro que lo resignifica. Luego, buscará esa mirada y ese espejo para reconocerse. Por lo tanto aquello que le muestra lo diferente, lo distinto a su propia imagen decide discriminarlo, apartarlo de sí mismo. Es una expresión de un irreductible amor propio. El otro le devuelve una imagen de su incompletud y desplaza el resentimiento que tal situación le provoca a un sustituto exterior y ajeno, para adjudicarle la culpa de su padecer.

Si lo pensamos en términos del grupo humano, éste se consolida a partir de sentimientos como el amor, la ternura; el grupo reúne a sus miembros y Eros esta presente. Pero los inevitables sentimientos de rivalidad, odio y agresión tambien acontecen. El grupo como tal elige, para mantenerse cohesionado y no desmembrarse, desplazar esos sentimientos hacia fuera, ponerlos en otros, aquellos otros que no le devuelven aquella imagen especular y de semejante. El excluido pasa a ser la fuente de cohesión del grupo. Por lo tanto, si la identidad de una sociedad se encuentra en crisis, la identidad se logra a fuerza  de la exclusión del grupo.

Aquel discriminado, es el que presentifica los defectos del grupo. Quizás por eso, es algo que insiste y se repite; insiste en dejar afuera algo que no puede estar en el adentro, ya que rompe esa imagen ideal. Ese otro garantiza de alguna manera la perfección y no deja ver la propia falta, es un intento de restablecer la imagen omnipotente de sí mismo.

El excluido es entonces el culpable de lo que se tuvo y se perdió, y lo muestra en la diferencia.

Por lo tanto, busquemos caminos hacia la comprensión de la diversidad, de las diferencias, generemos encuentros genuinos entre las personas que hagan posible un mundo más igualitario e inclusivo. Cambiemos exclusión por inclusión, seamos más diversos y por lo tanto más humanos.

“… todos somos lo mismo, es decir humanos, y por tanto nadie es igual a cualquier otro que haya vivido, viva o vivirá ” Hanna Arendt

Nota de Alejandro Modarelli en Página 12:

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-2738-2012-12-15.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s