Las diferentes reacciones de las víctimas de bullying

Por la Lic. María Zysman, Directora de Libres de Bullying.

accion_y_reaccion

No todas las víctimas de acoso escolar reaccionan de la misma forma. Hay tantas maneras de responder a una provocación como chicos en un aula y lo primero que podemos preguntarnos es si la víctima reacciona o no ante los ataques. Hay muchos chicos que no hacen nada cuando las agresiones se producen. Es más, muchos chicos ni siquiera registran que los están maltratando y el grupo se divierte con el espectáculo.

Podríamos clasificar el repertorio de respuestas siguiendo a Avilés Martínez, de esta manera:

a) Ausencia de reacción (pasividad)

• No hacer nada: la paralización es una de las reacciones más típicas. Hablan de la impotencia de la víctima, expresan indefensión y sensación de inevitabilidad de los ataques.

• Asunción del papel de víctima: con resignación, como si no hubiera otra posibilidad para ellos que quedarse ahí… descalificados y ridiculizados.

b) Existencia de una reacción

Muchos chicos sí reaccionan, aunque sea para quejarse, escaparse o afrontar la situación de la manera que pueden.

• Reacciones de evitación: buscan esquivar los ataques pero sin enfrentarlos para darles solución. Dentro de estas reacciones encontramos caminar por otros pasillos, salir del colegio fuera de horario, no ir al baño, tomarse otros colectivos aunque compliquen el viaje, etc.

c) Reacciones de ocultamiento

Hay una respuesta que se oculta, es interna, no se exterioriza. La víctima la esconde ante los demás y ante el agresor.

Se trata de reacciones de disimulo, indiferencia, distracción. Implican mucho desgaste para la víctima. El costo y las consecuencias para la salud pueden ser muy elevados.

d) Reacciones de queja

Protesta, llanto y lamento… aumentan muchas veces las agresiones. Ante el abuso del agresor, lloran divirtiéndolo a él y al público. Es vivido como debilidad y aumenta las posibilidades de que esta estructura se fortalezca.

e) Reacciones de afrontamiento

Dirigidas a obtener una salida que solucione la situación, salidas hacia adelante.

• Agresión: consiste en emplear medios agresivos para repeler los ataques, lo que alimenta la espiral violenta o puede hacer desistir a algunos/as agresores/as.

• Confrontación: reacción con cierta agresividad para evitar y/o contrarrestar los ataques o defenderse.

• Aserción: posicionarse ante el agresor/a en plano de igualdad y transmitir, con firmeza y con toda la tranquilidad que sea capaz de mostrar, que no se acepta ser agredido, que uno se siente mal, que le pide que deje de hacerlo y que respete sus derechos.

• Búsqueda de ayuda de los iguales y de los adultos: cuando la víctima evalúa que no va a ser capaz de salir por sí misma de la situación, busca ayuda en sus iguales (si los tiene) dentro del grupo, les pide que busquen ayuda de adultos que estén cercanos o los pide ella misma.

Algunas de estas estrategias pueden llegar a indicarse como adecuadas para esquivar burlas o bromas. Cuando la dinámica bullying está muy estructurada es IMPRESCINDIBLE LA INTERVENCION ADULTA. Las estrategias mencionadas sólo sirven para posponer la resolución del problema. No dan garantías a la víctima y pueden aumentar el poder del hostigador.

Las estrategias más realistas son las que incluyen la intervención de alguien externo al grupo de pares.

 

Fuente: José María Avilés Martínez

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s