María Zysman: Cuando un chico sufre ‘bullying’, se va apagando

La Voz del Interior (Córdoba, Argentina),  28/05/2016

logo-la-voz-del-interiorMZ

La titular de Libres de Bullying asegura que los docentes tienen la obligación de intervenir en casos de acoso escolar. La manera de evitar el hostigamiento es la prevención.
María Zysman asegura que cuando un niño sufre bullying,  se va apagando, deja de brillar. Dice que si bien los casos de hostigamiento no son nuevos, en los últimos tiempos se han multiplicado y se conocen más. Sin embargo, prefiere no hablar de “epidemia”.
Zysman es psicopedagoga, directora de la asociación civil Libres de Bullying y autora del libro Bullying, cómo prevenir e intervenir en situaciones de acoso escolar . En su reciente visita a Córdoba, invitada por la Academia Argüello, dio una charla sobre este tema.

– El término bullying ya se ha popularizado y se utiliza para nombrar diversas conductas, pero ¿qué es bullying ?
– Es una conducta dirigida e intencional para dejar excluido a otro, que es un par. Es un término utilizado para definir una estructura asimétrica que se genera entre pares; es decir, una situación que tiene que ser de igualdad se transforma en una situación jerárquica. Donde no tiene que haber quién manda y quién obedece, empieza a aparecer uno que manda y otro que obedece. ¿Por qué? Porque hay un grupo de chicos que sostiene esa diversión.

– El acoso es tal si ocurre de manera sistemática…
– Sí. Sostenida y con tiempo suficiente para dañar la autoestima de quien está involucrado. Para alguno es en dos meses y para otro, en cuatro años. El tiempo es subjetivo. Lo necesario es el vínculo… El chico que es acosado quiere pertenecer.

– ¿Quiénes son acosadores y quiénes, acosados?
– Preferimos no hablar de perfiles, pero hay una característica: el que es ingenuo y no sabe armar un tejido con estrategia, con doble intención, con liderazgo, no va a acosar. Para poder mantener una situación de control sobre el otro, manejo de la situación grupal, entusiasmar a otros para que lo sigan, hay que tener ciertas habilidades. Hay características que tienen que ver con una búsqueda de reconocimiento y hacen cosas para brillar. Tienen empatía, saben lo que el otro siente porque si no lo supieran, no lo harían. Lo hacen para obtener beneficios, para ser reconocidos, para ser valorados por sus pares o porque en otro lado se lo hicieron y quieren ponerse a salvo.

tapadiario– ¿Cómo se puede intervenir?
– La mayor herramienta es la prevención. Yo tengo que generar un grupo en el que se pueda hablar, que tenga los sentidos abiertos para ver. El acoso se siente en el aire. Si yo veo que hay un chico que falta mucho; que no quiere salir al patio cuando todos salen; que pide ir al baño permanentemente; que cada vez que levanta la mano, hay risas; que si dice algo, surgen los guiños, desde el lenguaje no verbal… Desde la prevención, hay mucho por hacer. Cuando veo un gesto discriminatorio en mi clase, tengo que intervenir. Tengo que tener en claro qué pasa con el poder en mi grupo.

– ¿Hay algún tipo de protocolo de actuación?
– Hay una guía que es clave: si sospecho que hay un caso de acoso, la primera persona con la que tengo que hablar es con quien creo que está siendo acosada. Tengo que evaluar muy bien cómo me enteré de eso porque la forma de comunicarlo va a marcar quiénes pueden ser mis ayudantes después. Y actuar conforme a lo que ese chico soporte; tiene que confiar en mí porque para desconfiar tiene todo lo que le está pasando. Si me dice no hables, no tengo que hablar. Pero al mismo tiempo, y eso es lo difícil, tengo que llevarlo a que me habilite a hacerlo. No traicionar la confianza (…). Hay que preservar siempre la intimidad, la confidencialidad, la confianza, no sólo en el que es hostigado, sino en todos los demás.

– ¿Los docentes están preparados para esto?
– Algunos sí; algunos, seguramente no; y algunos, con derecho, pueden decir que se sienten poco respaldados desde lo institucional, y los directivos también pueden sentir poco respaldo. Es un posicionamiento en la vida (…) Hay que quitarle la responsabilidad a la víctima porque la respuesta, en general, es “pero él no se integra, no se adapta, es molesto, ella es linda, el otro habla mal, tiene tics”. Es la intolerancia, el miedo, la defensa frente a la diferencia.

– ¿Qué síntomas son signos de alarma?
– Son chicos que se apagan. Muchas veces se quejan. Pero como les cuesta integrarse, a lo mejor muchas veces se quejaron, y las familias y las escuelas suelen decir “tenés que hacer un esfuerzo”. Hay chicas que se someten a dietas extremas, en esos casos hay que ver qué pasó antes, si no fueron tratadas de gordas… Hay signos en la alimentación, en el sueño, en las conductas o en las actividades que son voluntarias, prefieren no ir. O chicos que están muy dependientes de la tecnología y están nerviosos frente a los celulares, y se ponen ansiosos si se tienen que desconectar porque no saben qué está pasando, que nunca tienen la tarea hecha y nosotros vimos que la estuvieron haciendo. No cualquiera de estos signos significa que esté vinculado al acoso. Pero comúnmente cambian la manera de estar, de brillar, se apagan, se encorvan, se repliegan en sí mismos. Participan menos, lloran mucho o sin saber por qué (…) Hay que ir a la escuela y plantearlo. Sin ir al choque, porque si voy a acusar al otro, se va defender, no va a actuar.

La asociación
Diagnóstico, prevención e intervención. “Libres de Bullying” es una asociación civil que asesora e interviene en casos de acoso. Su página es http://bit.ly/1WjsXpD. También está en Facebook.
Consultas por e-mail info@libresdebullying.com.ar

Misión. Tiene por objeto ofrecer a la comunidad herramientas para prevenir, detectar e intervenir en situaciones de bullying en el ámbito escolar. Y disminuir la incidencia de esta dinámica.

Ver los signos
Zysman dice que a las quejas de los chicos “siempre hay que darles importancia, no se puede decir ‘bancátela, ya va a pasar’. Hay que escuchar al chico que se queja, al que no quiere ir a la escuela, al que se enferma los domingos, al que no invita a nadie a la casa, al que lo vemos muy ansioso”.

Nota: Mariana Otero

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/maria-zysman-cuando-un-chico-sufre-bullying-se-va-apagando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s