Programas anti-bullying importados de Finlandia: no tomemos la sopa con tenedor

Por la Lic. María Zysman, Directora de Libres de Bullying.

finlandiaEn los últimos años, en la educación se ha convertido en una moda poner en un pedestal a todo aquello que provenga de Finlandia, más allá de qué información se tenga como para emitir un juicio racional al respecto. Si es finlandés es bueno, parecería ser la consigna del momento.

Dentro de este paquete sometido a un “prejuicio positivo” está el método KiVa de prevención del acoso escolar. Este sistema tiene algunos enfoques interesantes, como el de trabajar con los “espectadores” del bullying, incluso más que con quienes tienen el rol de acosador y acosado en esta situación.

Sin embargo, aplicar aquí programas pensados para sociedades tan diferentes a la nuestra como lo es la finlandesa, puede no ser lo más adecuado. Finlandia es un pequeño país con 5 millones de habitantes, con un ingreso per capita muy superior al nuestro, cuyo sistema educativo es 100% público, gratuito, uniforme y planificado, e incluye asistencia sanitaria, comedor y material escolar. Es decir, casi en las antípodas de lo que viven los chicos en nuestras aulas. Las diferencias son más marcadas aún en las costumbres: los finlandeses a nuestros ojos son muy fríos y prácticamente no tienen contacto físico, ni siquiera como convención para saludarse. Resulta entonces para nosotros casi gracioso o fuera de lugar, ver los videos del método KiVa con ejercicios que enseñan a los niños a abrazarse.

Por eso, no sorprenden los cuestionamientos que este programa está recibiendo en algunos de los países en los que está aplicándose, entre ellos en España, que dan cuenta de un desfasaje cultural entre las metodologías del KiVa y la realidad local. Un detalle adicional no menor es el alto costo que este sistema finlandés representa para las escuelas, lo que en nuestro medio podría resultar en una propuesta elitista para el sistema privado o un sobre-gasto innecesario para los magros presupuestos públicos.

El bullying trasciende las fronteras y causa sufrimiento a muchos niños y jóvenes en todo el mundo. Sin embargo, que lo englobemos bajo un mismo nombre no significa que tenga siempre idénticas causas y características. Es preciso encontrar qué representa el acoso en cada sociedad y actuar en función de cada realidad particular, con programas específicos que nos ayuden a prevenirlo, diagnosticarlo e intervenir de manera adecuada.

Columna publicada en el portal “Informe Político” el 5/3/2017

Ver nota

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s