Qué es el bullying

Es un comportamiento prolongado de insulto verbal, rechazo social, intimidación psicológica y/o agresión física de un/os niño/s hacia otro, que se convierte en blanco de reiterados ataques.

Es sinónimo de hostigar y tiene determinadas características que es importante definir y delimitar.

• Es una conducta agresiva deliberada, que implica un desequilibrio de poder o de fuerza (Nansel et al., 2001; Olweus, 1993).

• Debido a la diferencia de poder, al menor acosado le resulta difícil o imposible defenderse.

• El acoso escolar se repite una y otra vez en el transcurso del tiempo.

• El dolor del hostigado es sostenido, no se limita al momento del ataque.

• Es fundamental la presencia de testigos que aprueben el maltrato activa o pasivamente.

El mayor aliado del bullying es el silencio. Los chicos realizan estas acciones fuera de la mirada del adulto y nadie se anima a denunciarlas.

El acoso escolar es una forma de maltrato, no es un conflicto.

¿Qué no es bullying?

• Una pelea aislada en el patio

• No invitar a la casa a jugar

• Discutir por fútbol

• Peleas entre dos grupos

• No querer ser amigo de alguien

• Sentir que un compañero no le cae bien

• Relacionarse “solamente”con dos o tres compañeros

• No querer ir a un cumpleaños

Para hablar de bullying debemos indagar acerca de la intencionalidad de las conductas de los chicos, ver si hay un lider intentando aislar a un compañero.

EL BULLYING ESTÁ RELACIONADO CON LA DISCRIMINACIÓN, PERO NO SON SINÓNIMOS.

Hay conductas discriminatorias que no necesariamente desembocan en bullying. La intervención es diferente.

Tipos de bullying

FÍSICO

Golpear, patear, empujar, romper pertenencias.

VERBAL

Burlarse, poner apodos, insultar.

SOCIAL

Hacer el vacío, aislar al hostigado, ignorarlo, difundir rumores.

Los tres tipos de intimidación (físico, verbal, social) tienen un componente de maltrato psicológico importante, latente en todos y cada uno de ellos.

24 Respuestas a “Qué es el bullying

  1. Cuando estaba en preescolar era maltratado por la maestra, me tiraba de los pelos y me gritaba, eso lo tenía que soportar a la mañana y a la tarde porque iba a doble escolaridad, esto pasó a principios de 1975, yo todavía no había cumplido los 5 años. Me trataban mal debido a mi forma de ser, callado, retraído, y que no me juntaba con los demás chicos y no jugaba con nadie, los compañeritos, chicos y chicas de mi edad de 5 años, también me maltrataban porque veían como lo hacía la maestra, entonces me pegaban patadas y me tiraban del pelo, y no paraban por más que yo lloraba.
    En esa escuela me quedaba a comer, y en ocasiones la maestra me dejaba en penitencia y sin comer por no comportarme como un chico “normal”, en otra ocasión cuando estábamos en el comedor yo pedí de ir al baño, y la maestra me dijo que me hiciera encima, yo al ser chico lo tomé literalmente como hace todo chico, no entendía que me lo había dicho por decir, y me hice pis encima. Desde ese momento nunca más pedí de ir al baño en esa escuela y siempre me hacía encima. En una ocasión mi mamá me vino a buscar porque el chofer del micro no me quiso llevar a mi casa debido a que mi mamá se había olvidado de pagarle, y mi mamá me encontró todo mojado, entonces me sacó de ese colegio. Si vamos al caso, la hija de puta de la maestra que me dijo que me hiciera pis encima, me hizo un favor porque debido a que me hacía pis encima mi mamá me sacó de esa escuela. Estuve creo que dos meses, marzo y abril de 1975.
    Yo no decía nada del maltrato porque en mi mente infantil de un chico que todavía no había cumplido los 5 años, creía que mi mamá sabía lo que pasaba, porque yo veía que mi mamá y la maestra cuando hablaban sonreían, y entonces qué podía pensar yo siendo un nenito de menos de 5 años. En mi mente infantil pensaba que el maltrato era lo normal debido a la violencia que vivía en mi casa, ya que mi papá era un tipo muy violento.

    Por suerte en la escuela primaria la pasé bien (fue en otra escuela), tengo muy lindos recuerdos desde 1976 (1er grado) hasta 1982 (7° grado), la escuela primaria era mi refugio a tanta violencia que vivía en mi casa. Los compañeros que tuve en la primaria fueron buenos conmigo, al principio en primer grado me molestaban, pero tuve una maestra que les enseñó que eso no se debía hacer, y de ahí en más me llevé siempre bien con los chicos y las chicas.

    Cuando estaba por cumplir los 13 y por empezar la secundaria comencé a tener depresión más fuerte, y al empezar la secundaria tuve que soportar el bulling debido a mi retraimiento (porque parecía un bobo), es decir que en mi casa vivía con violencia y además era maltratado en la escuela, no solamente por mis compañeros, también los docentes se burlaban de mí poniéndome apodos y cargándome delante de los demás chicos, y como me hacían bulling los docentes, los demás compañeros se habían dado cuenta de que tenían vía libre para molestarme, eso pasó cuando estaba en 1° y 2° año (1983 y 1984, a mis 13 y 14 años, lo sufrí en el mismo colegio en donde fui a preescolar en 1975), y de esa escuela (en 1984) me mandaron a un psiquiatra que empezó a experimentar conmigo dándome drogas, una de nombre “lapenax” que se suministraba a las personas cuando otras drogas no daban resultado, y a mí con 14 años me la dieron de entrada, me tenían dopado y el bulling fue peor todavía, y tuve que dejar de ir al colegio porque iba a terminar loco, esa medicación que me habían dado la tomé por 2 meses, y cuando dejé de tomarla anduve mucho mejor. Después me cambié de colegio, en 2° año (que lo volví a hacer), 3°, 4° y 5° año ( 1985, 1986, 1987 y 1988, a mis 15, 16, 17 y 18 años) también sufrí lo mismo que sufrí en el colegio anterior por parte de compañeros y docentes.
    Yo de los 13 a los 18 años estaba siempre nervioso, golpeando cosas, con ataques de nervios, gritando, encerrado en mi dormitorio aislado, y a los 15 empecé a tomar, todo por el bulling en la escuela por parte de compañeros y profesores y la violencia que vivía en mi casa, hasta tuve intentos de suicidio cortándome el abdomen.
    Por más que terminé la secundaria durante muchos años tuve secuelas psicológicas, fui alcoholico, tenía miedo a todo, ataques de pánico, todo me asustaba, todo eso duró hasta 2004 cuando tenía 34 años. Hace apenas 8 años que empecé a andar “bien”, ahora tengo 42, y siempre deseo que todos esos malparidos que me hicieron tanto daño sufran como me hicieron sufrir a mí, no di nombres de personas ni de instituciones porque no tengo pruebas de todo lo que conté, pero confieso que muchas veces me tiento a poner los nombres y apellidos de los que me jodieron la vida en la escuela, también los nombres de los establecimientos “educativos”.

    • El rol de las personas de autoridad es fundamental. Por lo general son los adultos responsables del bienestar de los niños y adolescentes los que fomentan, estimulan, o avalan con pasividad el maltrato y el acoso. Ese primer grado que viviste, con una maestra que enseñaba que el maltrato no era una conducta aprobada ante su mirada, generó un contexto de comprensión e inclusión por parte de los niños que estaban aprendiendo valores sociales. En el resto de las instituciones “Educativas” no hubo control, ni sanciones por el maltrato. (También era una época donde la autoridad y el “control” se ejercían con ese fin, el fin de aislar y castigar lo “diferente”) Hoy soy docente, en este momento estoy haciendo un trabajo sobre bulling con mis alumnos del secundario de la villa 31, sufrí el acoso de una maestra pero no fue bulling porque todos los alumnos sufrimos el mismo maltrato. El silencio es el peor aliado del bulling. Tu caso me angustia, porque nadie te escuchó durante muchos años. Mis mejores deseos para vos y mi agradecimiento por tu historia que ahora sirve para que yo pueda hablar y prevenir esas situaciones. Gracias

      • Hacía mucho que no veía ésta publicación mía, y no me esperaba que me hicieran comentarios en respuesta porque desde que hice esta publicación en febrero de 2013 no tuve respuesta por varios meses, y pensé que nadie la había leído, por lo tanto también ésto mismo lo publiqué en otras páginas. Me alivia saber que alguien leyó mi historia, que en realidad está muy resumida, porque si tenía que escribir todo lo que me sucedió en la vida como consecuencia de las secuelas psicológicas producto del bulling, no terminaría nunca de escribir.

    • Qué difícil es soportar todo lo que viviste. Realmente te dañaron y entiendo todo lo que escribís, lo que sentís. Creo que contarlo ayuda a sanar un poco, como ves hay gente que está dispuesta a intercambiar experiencias e ideas. Te mando un cordial saludo. A veces las respuestas se demoran y luego se reactivan….María Zysman

    • Leí tu comentario y creo q podes ayudar a muchss personas,soy mamá y se que tengo q estar muy atenta.los docentes maltratan y mucho,recientemente mi hijo de seis hablo conmigo y me conto lo q le estaba pasando.

      • Qué bueno que tu hijo habló con vos. Si no hay pronta respuesta del colegio, te sugiero cambiarlo. Lo digo por experiencia. Beso

    • No puedo explicarte cómo lloré al leer tu historia. Has sido taaaan fuerte en esos años de escolaridad y tan fuerte sos (aún sobrellevando las secuelas) que vas a salir adelante. Quizás no te des cuenta que sos fuerte, pero lo sos, amigo, porque soportar todo lo que has sufrido te ha fortalecido. Sos fuerte!! Estoy seguraaa que vas a salir adelante! Espero que vos también lo sientas así! Y cuando no lo sientas así, pedí ayuda que siempre la hay.Un abrazo fuerte como vos. Marisa

  2. Cuando estaba en jardin, mis compañeras me molestaban porque era muy inteligente, luego cuando empece la primaria, me enteraba de lo que hacian: TODOS mis compañeros se juntaban para habar de mi, TODOS los dias y no podia festejar mi cumpleaños porque nadie venia por ir a esas juntas.
    En 7º grado empezamos a hablar de eso y yo me retiraba del colegio porque no podia opinar de nada porque tenia miedo de que se rieran de mi y no le podia avisar a mis padres por el miedo de mis apodos.
    En la CQ me dejaban de lado y no iva a 15 y no pedi nada para esa fecha especial para chicas porque lo unico que deseaba es que parara ese abuso , y en ultimo año no viaje a Bariloche porque era para relacionarse con otros y yo no podia hacerlo.
    Cuando termine la escuela me fui a estudiar a Salta porque sabia que nadie iva a estudiar ahi pero empezaron los ataques de nervios que ahora los estoy superando.
    Soy de Argentina.

  3. Cuando tenía 6 años, mi mamá, me envió una escuela nueva. Al comienzo no tuve mayor problema. Sin embargo, luego, por defender a una compañera de una burla, comencé a ser humillada.
    Al comienzo eran burlas COLECTIVAS dado que la mayoría del curso era cómplice, por decirlo de una forma, de la niña que comenzó con todo esto. Luego, cuando cumplí 9 años, fuí golpeada en el patio bestialmente por un grupo de compañeros VARONES que me patearon los 15 minutos de recreo mientras me insultaban y decía que era fea y demás cosas que de niña a uno le afectan mucho. Todo esto nombrado, delante de maestros y directivos del colegio.
    Una tarde, fuí echada a patadas y trompadas del aula por mis compañeros, siendo testigo de todo esto un profesor que, irónicamente, era el encargado de enseñar catequismo en el colegio.
    Cuando mis padres se enteraron, dado que nunca lo había contado antes, presentron una carta al colegio denunciando el tema y poniendo en manifiesto que todo esto era manejado por una sola niña con gran influencia.
    De nada sirvió la carta ni el hecho de que mis padres son abogados. Los directivos del colegio contestaron diciendo que todo esto nunca sucedió y que yo quería “llamar la atención”. Sin embargo, si lo sufrí, las marcas eran evidentes en mi cuerpo y en mi psiquis y las psicopedagogas que me atendieron a posteriori demostraron esto.
    Mi solución fue aprender a defenderme, comenzar a decir NO y a no permitir que nadie me lastime. Así fue como entendí que esta muchacha solo me insultaba y me agredía en masa porque era muy cobarde como para hacerlo sola.
    La venganza nunca es buena, pero debo admitir que, cuando tenía ya 10 años, si bien aun sufría burlas y humillaciones colectivas, me sentí poderosa cuando esta niña intentó golpearme y yo pude tomar revancha.
    Hoy en día, estudio Medicina, tengo una elevada auto estima y hago kick boxing. Lucho por la no violencia, por los derechos humanos y en contra de la violencia de género. Me dí cuenta que no era culpa mía lo que me había sucedido, que nada tenía que ver el hecho de usar lentes, de escuchar Man Ray y Spinetta desde niña en vez de otros estilos, entendía que no era por ser buena estudiante, ni por leer en mis tiempos libres. Comprendí que la diferencia no es mala, pero algunas personas le temen a las diferencias y esa es la forma que tienen de combatirla, la violencia.
    Esos niños que me agredieron en mi niñez me dan pena. Me duele pensar que quizá no tuvieron la contención debida en la casa, Pensar que quizá sufrieron maltratos y que por eso no encontraron otra forma de comunicarse.
    Hace dos años, en el secundario, dos compañeros de esa época que me habían agredido, se acercaron y se disculparon conmigo. Habían investigado sobre el bulyng y se dieron cuenta que eso era lo que habían hecho conmigo. Humillación, burlas y golpes.
    Me enorgullece que existan jóvenes con esta sensibilidad y la capacidad de retractarse, gracias a ese mínimo ello no guardo rencores con nadie. Eso si, las autoridades del colegio aun me decepcionan y hoy en día, mi hermana, va al jardín allí y todos los días un niño sale golpeado. No es bulyng, pero es violencia y son las mismas autoridades que escondieron la cabeza en aquella época oscura de mi niñez. Autoridades del colegio S.C.J, aún me deben una explicación a mí y a mis padres. Aun necesitan admitir sus errores y tratar de mejorarlos.
    Eso sí, no todo esta mal, y esto en necesario aclarar, las autoridades del secundario de esta escuela son excelentes y no tengo ninguna queja,siempre intentaron de prevenir eso, quizá por que el rector actual había sido profesor en primaria y quiso mejorar esas grietas, los mejores años los pase en la secundaria y creo firmemente que es gracias al nombrado directivo.Pero jardín de infantes y primaria, pónganse las pilas, sigue la violencia y algo hay que hacer para evitarlo. .
    Desde ya muchas gracias.
    Daniela Broggi.

    • Que buena enseñanza nos deja tu historia. Yo soy profesora en colegio secundario y estamos haciendo un proyecto para tratar un caso de bullying en el colegio. Entré a leer en esta página porque me parece excelente y brinda muy buena información. Tu relato nos servira, si no te ofende, como crónica de un caso de bullying. Un abrazo, te felicito. Marisa

  4. Recién estuve leyendo la noticia de un nene de 9 años que apareció ahorcado en su casa y era victima de bullying. Cada vez que me entero de un caso similar me es imposible no recordar mi adolescencia, que fue muy difícil para mi. Fui el receptor de todas las burlas, humillaciones, golpes, que aunque no muy frecuentes eran los que menos dolían, robaban o rompían mis cosas, me dedicaban canciones por la radio que todos los chicos de mi edad escuchan, del estilo de “el jorobadito” de ataque 77, todos propiciados por mis compañeros de colegio a los cuales conocía desde los cinco años y siempre orientados hacia mi aspecto físico o mi forma de ser.
    Terminado el secundario, y con la esperanza de poder dejar atrás tantos años de angustia, descubrí que cuando no recibís ayuda en esos momentos, adolescente aun con mucho por descubrir sobre vos mismo, con muchas cosas por vivir, muchos golpes por recibir, que te forjan y te brindan la experiencia necesaria para lo que vendrá, la angustia, los miedos, los prejuicios para con vos mismos, la desconfianza, la baja autoestima y sobre todo el rencor perduran. En mi caso particular hasta aproximadamente los 27 años. Hasta esa edad fui débil, mental y físicamente, llegue a pesar 105 kg, casi sin amigos y prácticamente sin salir de mi casa.
    Lamentablemente las personas victimas de bullying cuentan con muy poca (o nula) ayuda, de la familia, docentes, instituciones, tanto por desinterés, ignorancia, el “son cosas de chicos” o “hay cosas peores”. La victima de hoy es, generalmente, un depresivo del mañana.
    Hoy a mis 30 años soy medico, tengo esposa y tres hijos, y puedo decir que esos años quedaron, relativamente, atrás aunque lo mas difícil sigue siendo poder olvidarme de la angustia vivida y la frustración de tantos años no vividos.

  5. Muy buena información!soy educadora en Villa Fiorito les dejo mi correo elect.sería importante recibir
    material y compartir con mis pares.
    Muchas Gracias!!

  6. que sucede cuando el acoso es hacia un chico con discapacidad,? el sindrome de asperger,es una discapacidad social y en la escuela es victima de burlas , porque reacciona a cada chiste que no comprende, por su rpoblematica que no puede comprender , y las autoridades no advierten tal situacion como preocupante; pero para mi hijo es un mundo que una y otravez le tomen el pelo, siemper a el, esto es de allguna manera bullyng ?

  7. Hola, quería contar que yo también sufrí bullying desde los 12 años aprox, hasta los 18 que terminé la escuela. Hoy tengo 26 y me doy cuenta que mis inseguridades y ansiedades se deben a eso, es decir que hasta el día de hoy lo sigo sufriendo.
    Cuando estaba en el secundario mis compañeros me maltrataban todos los días, poniéndome apodos desagradables, yo no quería ir a más a la escuela y me encerraba en mi pieza a dormir todo lo que podía. Tuve pensamientos suicidas, pero decidí no pasar al acto.
    Muchos profesores ignoraban esto y directivos también. Yo no me animaba a hablar con nadie de esto. Sólo me lo guardaba y decía “ya va a pasar”, “esto va a dejar de doler algún día”. Hoy en día hago terapia y trato de salir a flote, y aunque me cueste horrores lo voy a hacer. Y siempre que vea un caso de bullying voy a defender a la persona agredida, porque se lo duro que es. Saludos.

  8. Te entiendo perfectamente ya que durante Toda la primaria fui hostigado principalmente en 7 grado,hoy el mismo trato tiene mi hijo en primer grado del colegio donde va encima la docente que no estabece comunicacion con mi nene y encima los que efectuan bulling escondidos , hacen que mi nene se orine, no quiera ir al colegio y no tenga amigos inclusive , la mestra de primer grado a una inutil encima la maestra de ingles afirma fslsedades psando a ser buling social , no callen denuncien al numero 102 en ciudad de buenos aires aparte del acoso o bulling escolar existe maestros directivos , coordinadores y padres juntos no enfrentados para acabar con el acoso yo te banco buena vida en luz y paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s